16 mar. 2014

Crónica personal Transgrancanaria 86k 2014: El Capote de San Fermín, a veces, protege a los suyos. Aún a los más tarugos :)



Cuentan en Pamplona que a veces, durante los encierros, algún corredor comete un error estúpido que lo deja a lo pies de los morlacos. Y que, sin que nadie sepa como esos pitones lo rozan, lo tocan incluso pero de manera inexplicable, en ese momentó crítico la bestia pasa de largo y el mozo se levanta incólume y asombrado de estarlo. 
Cuentan que es el patrón, San Fermín, que desde lo alto vela por los suyos. Vela aún por los más tontos, echándoles un capote cuando más lo necesitan. 

"A San Fermín pedimos, por ser nuestro patrón, nos guíe en el encierro...ó Foto: Diario de Navarra. 


Y sin duda que el patrón me ha echado un capote para completar esta cuarta visita a la Transgrancanaria, porque jamás hice tan mal los deberes previos, ni llegué en peores condiciones a tomar la salida: Mi primera Transgrancanaria fueron los 96k del 2010, después por dos veces completé la de 125k en los años 2012 con los Tibicenas y bajo el diluvio del 2013. Si en los los tres años anteriores, a base de entrenos y experiencia ultrera mi forma fue en clara progresión, mejorando mi rendimiento en carrera de un año para otro, este cuarto año llegaba en una forma pésima,  retrocediendo a los niveles donde andaba en 2010 o más atrás aún.

Recuerdos de aquella primera Transgrancanaria 2010. 

El único culpable del retroceso y de este tener que “Volver a empezar” fui yo mismo, al apurar demasiado el cuerpo durante el 2013, sin parar y recuperar a tiempo. Como consecuencia, me bajo del autobús en la salida de Fontanales casi igual que esas guiris que aparecen en mitad del encierro en la Calle Estafeta equipadas con tacones, una bota de vino en la izquierda y una cámara de fotos en la derecha. 

Vale, no llevo la bota de vino sino dos bidones de isotónico, pero mi estado físico es casi tan brillante en la salida como el esa moza de Iowa tras una noche de farra y pacharán. En mi caso, con 86k por delante, traigo unos  3 kilos de sobrepeso sobre el año anterior y sobre todo un gemelo izquierdo entre algodones.  Arrastraba una contractura que el propio Miercoles anterior a carrera me trató Javier en una sesión de fisio a degüello. Por supuesto, la camilla del fisio no es el santuario de Lourdes, pero según su opinión, sí estaba para tomar la salida…y quien soy para discutir con los pros J

Ahí estábamos todos: En un verdísimo valle cercano a los 1.000 metros de altitud, bajo un suave calabobos y con frío ambiental. El pelotón entero anda ajustando a todo trapo dorsales, mochilas y zapas en los diez minutos escasos que mediaron del llegar las guaguas al pistoletazo de arranque. En ese mínimo paréntesis, aun da tiempo a reconocer y saludar muchas caras amigas.

Salida Transgc 86k en Fontanales: El guiri de la izquierda no sabe donde se mete...¿o sí? :) 

Este mundillo ultrero es así: Los mismos caballitos somos, siempre nos encontramos dando vueltas a distinta noria.  Por delante, en las filas de cabeza vemos caras de concentración en talentos como Tito, Felipe, Alvaro, Pedro, Pau, Zaid, Leire,  Elena… Tras ellos, sumando hasta 430 dorsales, el pelotón popular, cada uno soñando con su reto personal. En mi grupeta del Guadarrama, de los #Cercedillatrailers hemos subido Miguel Angel,  Ana Vaquero, Luis, Felipe y servidora. Tambien hay amigos de otros rincones, como Ana Bustamante… 

Y Memphis, cámara en ristre que cubrirá salida, paso del ecuador en garañón y meta para las habituales galerías de fotos de Kataverno.com,  El recorrido de nuestro "encierro" canario pinta astifino...





Besos, abrazos, manos que se estrechan, sonrisas tensas.. ¡¡Venga!! Ya de salida se me van por delante casi todos mis compañeros. Desde atrás, voy pisando suave suave a ver cómo anda el gemelo en unos primeros km de descenso resbaloso por una sección de roca pulida y embarrada. Mal! La contractura se soltó, sí, pero ha dejado un punto de dolor agudo en el centro del músculo que me tiene agobiado…¿Se subirá todo el gemelo? ¿Irá a más en rotura fibras? En un principio pienso en dejarlo cuanto antes, para prevenir males mayores. El auto-cabreo es gordo, pero en fin…vamos a tirar al km7 si acaso y allí mismo me paro.

De camino, me alcanza Felipe Treparriscos a la vez que  mi pierna parece estabilizarse. El dolor sigue ahí, pero no irradia a más ni bloquea la pierna. Pues dale! Vámonos con Felipe para adelante, eso si, siempre a mi tran tran bastoneando todo lo posible para quitar daño al tren inferior.  Paso el primer control algo más animado por la compañía. Vamos hasta el segundo, total, solo son otros siete. Ya en el 14k del control de Teror, tras 1h50m de carrera, se me ha pasado la aprensión. Llegamos en el puesto 190 aprox, y no hay porqué forzar. Seguiré así manejando el barco a ver hasta donde dura. Con ayuda de los bastones y usando bien una cabeza que no supe usar antes,  pues lo mismo podemos llegar hasta la meta en Maspalomas. Solo son 72k más, al fin y al cabo… (Sí, para esto sirve hacer de vez en cuando alguna ultra cienmillera, le cambia a uno las perspectivas, verdad? )

Las vistas que nos rodean son magníficas: Verdes valles y crestas, con una vegetación selvática sumidos en una neblina húmeda mientras vamos ganando altura en sube bajas variados. La carrera tocará techo al paso del km42 aprox, en unos 1.900m de altura. De momento,  seguimos pasando controles más en ascenso que otra cosa. En cuanto llegamos a una dura cresta a trepar, Felipe se dispara. No estoy yo hoy para empujar…le dejo que disfrute y me quedo atrás, dándole a la mía. Eso sí, regularidad, toda: Paso el 28k en Tejeda como 189º tras 4h05m. Y el control del 36k como 188º en 6h15. Se ve que vot avanzando cual un cronómetro humano,  con mis bastones como agujas, marcando un ritmo del todo regular. Poquito a poco mi cabeza se va viniendo arriba.

No así mi cuerpo, que en las rampas finales a Roque Nuble, que comparto con Djanina en tramos, me va dando ya serios avisos de calambre en varios puntos, aunque sin llegar a bloquearse del todo  aun, a Dios gracias. Al encarar el desvío al monolito me llevo una gran alegría. Me cruzo primero con Luis y después con Felipe. Ambos van apenas a 5-10min delante de mí. Inesperada sorpresa y alegrón, porque podremos charlar y compartir sensaciones en Garañón, apenas unos km por delante. El tramo hasta ese control, ecuador de carrera se me hace muy largo. Pero no parece qu eme haya descolgado demasiado, pues al llegar allí están mis compadres, como tambien está Djanina e incluso Memphis tras la cámara. Un beso, unos ánimos, recargo geles e isotónico de la bolsa intermedia que aquí nos traía la organización y sigo sin cambiarme ni ná. Total, como pare no se ya si arranco J

Saliendo de Garañón con Luis y Djanina. 42k por delante para rematar


De Garañón salimos juntos Luis, Djanina y yo. Felipe, por desgracia, se empieza a encontrar mal del estómago. Ha vomitado y trata de asentarse antes de tirar de nuevo al sendero. Allí mismo, a nuestra vera, Catherinne Poletti espera a Michel quien anda con los demás populares de la 125k batiéndose el cobre en la gran travesía de la isla. Bonne chance! Le deseo mientras nuestro trío sale la mar de animado.

Ooops!! Paredón de ascenso de Garañón al Pico de las Nieves. Apenas 300m de largo serían, pero si alguno vuelca en la trepada se descalabra, qué cuestón! Al fin, coronamos Luis y yo el techo de carrera, nuestra compañera marcha ya por delante a la suya.  Nos espera ahora el famoso Maratón en descenso clásico de la Trans, donde se suelen establecer las grandes diferencias. Aquí, quien llegó más o menos sano, puede correr casi del tirón hasta meta. Quien llega cascado, se ve forzado a andar en tramos llanos o en descenso, con lo que le caen enormes diferencias.

Así será con mi compañero. Luis enseguida muestra que anda más entero y fresco en las bajadas, se va refrenando para no descolgarme. Tira tú, ya nos vemos en meta… Y se marcha. Efectivamente, en estos 42k ganará casi 45min sobre mi tiempo final. Sigo bajando solo, pero animado. La meta hoy no se puede ya escapar, pienso. Al fin y al cabo, no estaba para pedirme tiempos. 
Por el camino,  nuevos encuentros que me animan el viaje: Primero, alcanzo a Miguel Angel que tras pasar Garañón una hora por delante de nosotros ha pagado el desgaste y ha tenido que parar en Tunte (52k) para asentar el estómago. Una hora parado allí y al pasar yo se reengancha conmigo a la carrera. Poco a poco va entrando en calor y en cuanto llegamos a los largos tramos de pista llana, su ritmo natural de carrera se lo lleva por delante de mí. 

Otra vez solo, dale que dale a los bastones. No será por mucho tiempo, a cosa del km50 me alcanza desde atrás Ana Bustamante. (aquí en Avernotrail está su estupenda crónica de carrera) Llega la mar de animada y entera, da gusto. Trotamos, charlamos y encaramos ya la bajada más delicada, que nos habrá de dejar ya de noche en el km 67 en Arteara. De allí en adelante nos espera un tramo crítico: Primero trepada por sendero para luego encarar una sección de pista en sube-baja que durante unos 11km se nos hará eterna, hasta llegar aún juntos al km 78 en el Machacador. 
Aleluya! Esto ya está…apenas 

Tras pasar juntos este último control, Ana encuentra una rasmia especial para irse hacia delante a todo trapo, subiendo el ritmo. La dejo marchar. No puedo hacer otra cosa, pues mis piernas se acalambran a cada momento que les pido un esfuerzo extra y apenas puedo hacer otra cosa que trotar suave en los tramos más cómodos. Un par de kilómetros por el lecho de una rambla infernal de remate antes de subir ya al paseo y coronarnos en la meta de Maspalomas tras 14h24m de carrera ¡¡Viva San Fermín...viva!! :) 





Al final, curiosamente, de los cuatro que venimos desde nuestra grupeta de entreno en Madrid, casi clavamos los tiempos en meta respecto al plan inicial. Nuestro objetivo eran 14h en meta, 16h como tope máximo si algo se atravesaba. No calculamos mal: Luis, Miguel Angel y yo entramos por este orden repartidos entre las 13h40-14h20 de carrera. Incluso acertamos con el plan de contingencia, pues Felipe pese a su estómago maltrecho, logrará cruzar al fin la meta una hora despues. 

La moraleja del día quizá sea parte de la belleza de los ultras: Para dar el tope de lo que vales en una ultra trail hay que llegar con los deberes bien hechos, con unos entrenos previos de garantía, a tope de forma y sano, sobre todo sano. Sin lesiones ni sobrecargas. 

Pero cuando no es así y llegas pasado de forma, de kilos, sin entrenos o similar, cual guiri en la Calle Estafeta, el mundo ultrero es amable con sus hijos y aún te da opción a sacar una carrera digna si sabes manejar tus (escasas) fuerzas, moverte con tiento mientras comes y bebes como debes. Por el camino a una meta que cruzarás, tendrás momentos de risas y placer compartiendo kilómetros con amigos, descubriendo nuevos rincones.... Por eso y por mucho más, me gusta correr largo por el monte. 



¡Pero ojo! A la próxima carrera de la Spain Ultra Cup, esos 118k que nos tienen preparados los amigos de Penyagolosa Trails el 17 de Mayo ya puedo currármelo para llegar en mejores condiciones, eh? Que una vez pase, pero llegar con todo manga por hombro a la salida no es de recibo, aunque luego el capotillo de San Fermín te de un pase que probablemente no merecías...  :) :)

________________________
.

MÁS INFO DE TRANSGRANCARIA Y OTROS ULTRA TRAILS. 
________________________________________
Info redactada por Mayayo Oxígeno para Blog personal Mayayo



5 comentarios:

Sabi dijo...

Enhorabuena Mayayo, este año fue más dura...¿que zapas usaste y porqué?

mayayo oxigeno dijo...

Pues sí que salió dura, si, Sabi... Este año corrí con las New Balance 860 V4. La razón? Llegaba con una sobrecarga fortísima y estas zapas aunque no son realmente de trail como tales, sí llevan una amortiguación enorme sin pesar demasiado tampoco. El pie iba sujeto correctamente, pero sin alardes. A cambio, en las partes técnicas ni el agarre de suela ni la protección de pie eran los mejores. Pero en fin, hizo su función de ahorrarme todo el impacto posible contra el suelo y de permitirme sacar tanto como llevaba dentro ese día, así que contento con la elección. Si hubiera llegado a tope de forma para correr, igual hubiera optado por unas Adizero XT4 que son muy ligeras pero asi llevan mucha amortiguación, pero que a cambio te exigen mucha precisión en la pisada. Esto es, po rligeras, agiles y agarre son como zapatillas para cross de atletismo, pero con una amortiguación abajo perfecta para ultra trail, no se si me explico... :)

Sabi dijo...

Claro que te explicas, como siempre, no te inmagino bajando hasta Arteara con las New Balance...jaja..y las XT4, para tanta piedra, no se, yo con las Mantra en la Maratón me las ví y me las deseé...Muchas gracias por contestar, y gracias por la página y el Blog... de las mejores

mayayo oxigeno dijo...

Ay las Mantra...con ellas me chupé yo las muchas horas de la Trans125k del 2013. Bufff. Muchos patinazos por la suela Salomon entonces con todas las rocas empapadas, rematado con el dolor de tendones por el cable demasiado prieto. Nunca más las volví a usar en ultras, nunca más :)

Sabi dijo...

Hola Mayayo, te he escrito en la web, pero no se si es mejor o igual por aquí.. ¿cómo ves la Sportiva Bushido para 82 kg y de mitad de pelotón, carreras entre 50km y 85km...?
¿cual me recomiendas como cómodas para los terrenos duros de la transGC, las s-lab XT6, me muelen un poco las plantas? quizás la NB MT910..Xodus 4..Adidas Raven o Response, XT4?...Gracias

Temas afines:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
http://mayayo.blogspot.com/kgkki5g.html